Usted está aquí

Historia

Historia

Villasur de Herreros se alza majestuosamente a los pies del río Arlanzón bebiendo del Pantano de Úzquiza y enclavado en el valle de la Sierra de la Demanda. Como su nombre indica, fue Villasur tierra de Herreros, y debe su fama a la buena calidad de sus aguas que templaban a la perfección todas las herramientas de trabajo. Se jactan también en Villasur de ser los mejores fabricantes de escobas de brezo de toda la comarca. También fue un hecho relevante en el siglo XIX la explotación de una mina de carbón que comenzaba en el término municipal de Villasur y terminaba en Pineda.

Este hallazgo cambió radicalmente la vida del pueblo, que se benefició de la extracción de carbón durante años. Para hablar de la historia de Villasur de Herreros hay que mencionar a la familia Assur, que a principios del siglo X se instaló en la zona que pronto denominaron Villasur, pueblo que más tarde, y debido a su manifiesta enemistad con el Conde Fernán González, decidieron abandonar. Villa Assur de Herreros, como era conocida, aparece documentada por primera vez en el año 964, pero es en 1204 cuando deja de depender de la corona para entrar en el señorío eclesiástico por decisión del rey Alfonso VIII, que más tarde entregará la villa al cabildo de la Catedral de Burgos, del que dependerá durante más de seis siglos hasta que conseguirá su independencia. La reorganización territorial del año 1833 incluye a Villasur de Herreros en el término de Burgos.

Por otro lado, el caserío de Villasur se aúna en estrechas callejuelas que conservan la arquitectura popular típica de la sierra de la Demanda. Se aprecia perfectamente la condición de pueblo de origen medieval, a lo que contribuye su cuidada nueva urbanización, que no rompe en ningún momento la armonía del casco urbano. La villa de afana en la tarea de no perder sus tradiciones. Los vecinos han reformado el antiguo horno que es de uso comunal, y también se han decidido a reconstruir la antigua fragua que conservan bajo el puente del río Arlanzón. Con el mismo afán han recuperado sus fiestas más tradicionales como la de carnaval en la que aparece la popular "tarasca", la oveja churra y el arlequín que hace de director de orquesta. Tiene una pedanía, que es la cercana localidad de Urrez.

Scroll top